.

.

26 de diciembre de 2012

Feelings box & reflections

Voy a guardar todos los sentimientos que me oprimen en una caja y la dejaré bien cerrada hasta que se desvanescan.




- Pero es que esta caja es de madera, y la madera no está hecha para resistir tanto dolor.
- Entonces, haré otra más fuerte, de metal, con remaches, le pondré un candado y una cadena alrededor.


 
Necesito que me quiten los alfileres de mi pecho, me están dando punzadas y duele... duele demasiado y no lo soporto.
 


- ¿Recuerdas algún momento en el que te sentiste feliz?
- Sí, no fue hace mucho.
- Háblame de ese momento, visualízalo
- Subí al tejado de la casa de campo de mis padres (siempre solía hacerlo cuando necesitaba estar sola), me senté en el suelo, casi al borde, donde terminaba el cementado y comenzaban las tejas del porche. Recuerdo que el Sol brillaba y me daba en la cara, era agradable, no hacía calor, pero tampoco frío. Sara se tumbó a mi lado y me maullaba para que le acariciara la cabeza, pero si paraba, posaba su cabeza en mi mano para que siguiera, así que seguí y ella ronroneaba.
Todo estaba en calma, me gusta el silencio, me gusta cuando no me limito solo a existir, me gusta cuando mi mente se tranquiliza, me gusta cuando los gatos ronronean... quiero más días como esos.




Ashram - Il Mostro


No hay comentarios: